Las mejores Fábulas para entretener y educar a los niños (II)

No hay comentarios

En la entrada anterior habíamos hablado de las fábulas como elemento didáctico indispensable para educar y entretener a nuestros hijos. Una vez presentada una definición exacta acerca de este género literario y comenzando por los orígenes más remotos de estos relatos cortos, en el artículo de hoy vamos a ver la importancia de las fábulas para los niños.

Las mejores Fábulas para entretener y educar a los niño

Las fábulas más recomendables para los niños

Quizás las fábulas más famosas de todos los tiempos son la de Esopo, un personaje ficticio, un esclavo que siempre está acompañado de su amo, el filósofo Janto. Esta serie de relatos son conocidos como las “Fábulas Esópicas” y fueron reunidas por el escritor Demetrio de Falero allá por el 300 a.C.

¿De qué hablan estas fábulas? Pues se trata de narraciones muy cortas que están protagonizadas por animales, por lo que los niños van a aceptarlas de buen grado. Y en cuanto a su contenido, todas tienen un fuerte carácter alegórico, que va a ayudar a desarrollar sus capacidades cognitivas y además están llenas de un gran contenido moral.

Las mejores Fábulas para entretener y educar a los niño

Estas fábulas ejercieron una fuerte influencia en épocas medievales y renacentistas y fueron reescritas por distintos autores a lo largo de la historia, como por ejemplo Samaniego y La Fontaine.

En el pasado siglo XVII el poeta francés Jean de La Fontaine escribió durante más de 25 años un total de 243 fábulas inspiradas en la obra de Esopo. Los conocidos como “Cuentos de La Fontaine” están especialmente indicados para los más jóvenes e incluyen entre sus protagonistas a conejos, saltamontes, zorros y otros animales. Algunas de las fábulas más famosas de todos los tiempos se encuentran aquí, como por ejemplo “La tortuga y la liebre”, “Ratón del campo y ratón de la ciudad” o “La cigarra y la hormiga”.


Sigue leyendo ahora la primera parte de este post: Las mejores fábulas para entretener y educar a los niños (I)

No hay comentarios :

Publicar un comentario